casa o soutiño parte 9

Ha llegado el momento de montar en obra todos los elementos que se han fabricado en taller. Todo está pensado y planificado para que cada pieza encaje sobre la anterior, como un enorme mecano donde no hay margen para la inexactitud. No hay improvisación ni sorpresas, pues cada pieza tiene su función y su sitio en el conjunto.

montaje de la estructura de sustentación del vuelo de la casa

Podemos ver en la imagen inferior la estructura en el taller, donde hemos comprobado que todas las piezas encajan a la perfección. Aquí es más fácil pues lo hacemos en una superficie plana y de forma invertida. En obra será algo más complicado, pero tiene que montarse con la misma precisión que en taller.

Al comenzar el montaje es de gran ayuda la pieza metálica de acero inoxidable que se coloca en la zapata de hormigón, sobre la que se apoyan los cuatro pilares. Se encajan perfectamente en la base y esta marca la pendiente que deben tener dichos pilares para luego montar la estructura horizontal de sustentación de la casa.

Una vez colocados los cuatro pilares de sustentación se continua con las vigas horizontales que se apoyarán sobre estos. Todas las piezas encajan impidiendo que se puedan mover. Cuanto más peso se cargue sobre ellas, mas segura será la unión y más difícil será que se muevan.

comienza el montaje de la estructura del suelo de la casa

El muro de piedra es el apoyo principal de la casa. En la zona donde la pendiente del terreno aumenta con rapidez se ha renunciado a continuar el muro, para evitar que el volumen del conjunto tenga demasiada presencia. Se busca una integración en el núcleo. Pensamos que volando la parte final de la casa, se aligera su visión y al utilizar como acabado de la fachada ventilada el viroc, se integrará mejor con las casas de piedra del lugar, pasando desapercibida. En la foto inferior vemos como se monta la viga que sustenta la parte volada de la casa. Una parte se apoya en el muro y la otra en la estructura de madera.

A las vigas de suelo se le atornilla unos apoyos metálicos que se pueden regular en altura, para poder garantizar la horizontalidad del plano del suelo de la casa. Estos apoyos a su vez se soldarán a unas placas metálicas sujetas a la base de hormigón, que anclarán la casa en el sitio. La base metálica garantiza además que la madera nunca estará en contacto directo con el suelo y que siempre habrá una cámara de aire entre la madera y el terreno. Esto es algo fundamental para la buena conservación de la madera con el paso del tiempo.

Tramo a tramo se van montando las vigas del suelo. Al mismo tiempo se colocan las viguetas en los cajeados que las vigas tienen reservadas para ellas.  Todas las uniones, tanto de las vigas entre si, como de las viguetas en las vigas se atornillan.

La estructura que sustentará el suelo de la casa está listo. La próxima jornada se empezará a montar los tableros y aislamientos que componen el suelo para trabajar cómodamente y continuar con el resto del montaje de la vivienda.

Hasta el momento todo va según lo previsto. Seguiremos mostrando todo el proceso de montaje de la vivienda. Continuará…